miércoles, 19 de diciembre de 2007

SHHHH!!!!!!!

Caminando por la calle me encontré un susurro,
era tan fragil que lo recogí con las dos manos,
lentamente lo guardé en mi morral y lo protegí
del roce de mis cuadernos.

Cuando necesito descansar mi mente,
abro el morral, lo saco cuidadosamente
y me lo acerco al corazón.
Nadie me lo reclamó porque lo guardo celosamente
de las miradas ajenas.

1 comentario:

Andrea dijo...

Interrumpo el silencio. Tarareo algo irreconocible mientras avanzo un pie y luego el otro. Quiero seguir leyendo a Yan así que me acuesto en la hierba, veo pasar las conejo-nubes, ratonubes, ola-nubes... espero a que aparezca una palabra para empezar a volar.